Mis Anteojos

domingo, abril 14, 2002

(esto no es como para un lunes madrugada, pero voy a estar a mil esta semana , asi que aprovecho y lo pongo ahora)

SOMOS INVENCIBLES

Hoy me paró en seco;
me dijo
“basta,
ojo…”.

Hoy me puso en la calle
en la que mi hermano comía la basura ajena,
en cuclillas contra una ochava.
Y me dijo,
“Cuidado…”

Yo venía distraída,
y me retó desde los ojos
de mi hijo,
mi hijo que recitaba penas en un semáforo.

Yo rumiaba mis vanidades,
y me paró en seco
desde las manos de mi abuelo,
que contaba los centavos del día,
o se moría de tristeza en alguna página del diario.

Hoy me indignaba,
me ofendía,
yo me ahogaba en mi soberbia,
cuando Dios me señaló mi estupidez,
deletreada en la muerte
inútil de un argentino.





   Natasha / 21:53 / comentarios

Lundi. Qué se puede decir después de un buen domingo...? El troll de pelo rosa me mira desde la terracita del minotor, acusante (probablemente porque no tuve tiempo de ponerme a coserle el chaleco, a pesar de habérselo prometido a Lulú) y mi ombligo también me mira, de más cerquita, recordándome que en estos tres días tampoco salí ni a andar en bicicleta ni a correr. Encima, un apunte de Derecho me pispea de a ratos, así que me siento muy observada... pero no tiene sentido ponerme paranoica, porque igual fue un buen domingo.

   Natasha / 21:25 / comentarios

miércoles, abril 10, 2002

Modern living.Si al asomarte y ver las nubes (con viento y hojitas que caían) decretaste ausentismo y dia de fiaca forzoso; si te enfermaste y tenes que guardar cama; o si no tenés un cuerno que hacer y por consiguiente no te asusta quedarte hipnotizado con la pantalla, mouse en mano, hasta que se corte la luz/te toque el timbre la vecina por que dejaste al perro sin comer una semana y ya le da pena a toda la cuadra/somos atacados por alienígenas cumbieros, digo, si no te importa, te recomiendo una vuelta por lo de Hoogerbrugge .
   Natasha / 19:45 / comentarios

martes, abril 09, 2002

Hoy hace Otoño. ¿no? tiempo como suspendido.... parecería que está siempre a punto de llover. Humedad de otoño en Buenos Aires, sombras raras, viento frío, olores de estación recién estrenada. ¿Por qué tantos ceños fruncidos al ver que ya llevaba bufanda?
La calle suena a rojos, grises y amarillos. A luces encendidas temprano y a café con leche calentito.
   Natasha / 16:39 / comentarios

Powered by Blogger

 


blog de la semana:
"Antonieta"
-- un agujero negro llamado antonieta --

Miradas pasadas:
...y actuales